Facebook Twitter
magnify

Shahadah – Rafael Garcia

El Domingo pasado 24 de Marzo de 2013, tuvimos la alegria de felicitar a nuestro nuevo hermano en el Islam, Rafael Garcia, quien dijo su testimonio de Fe (shahadah), en presencia del Imam Khaleel Momand y de la comunidad Latino Musulmana en Los Angeles.

 

LA NATURALEZA DEL QUR’AN

Clase con la Dra. Aida Osman, Diciembre 2009
Traducción al Español 
Por Cesar Dominguez, miembro de LALMA
El Qur’an es el libro del Islam revelado por Dios al Profeta Muhammad (paz y bendiciones de Dios estén con el)por medio del arcángel Gabriel.Los versos 1 al 5 del capítulo 96 del Qur’an contienen la primera revelación:

“Lee, en el nombre de tu Señor, que ha creado
ha creado al hombre de una célula embrionaria,
lee, que tu Señor es el Más Generoso,
enseñó [al hombre] el uso de la pluma,
enseñó al hombre lo que no sabía”.

Estos son los primeros versos del Qur’an revelados al Profeta Muhammad, que la paz y bendiciones de Dios estén con él.  Muhammad contaba con cuarenta años de edad y solía  retirarse a una montaña en las cercanías de La Meca para rezar y meditar.   Una noche, conocida en árabe como Al Lailatu Al Qadr, la Noche del Poder, escuchó a una voz decir “iqra’a,” que significa “lee” o “recita”.  Muhammad era analfabeta, así que respondió, “no sé leer”.  Nuevamente escuchó decir, “lee” y de nuevo él respondió, “no sé leer”.  Y entonces fueron revelados estos versos.   El hecho de que la primera palabra revelada fuera la orden de leer, nos habla de la importancia nos habla de la importancia de la educación y la lectura.  La primera revelación también menciona la palabra al qalam, la pluma.  Para una sociedad en que la mayoría de la población no podía leer o escribir, este mensaje fue de gran significancia.  La palabra pluma aparece asimismo en otro verso del Qur’an, 68:1, dice:

 “por la pluma y todo lo que escriben”

El Qur’an constantemente hace un llamado a la educación, la reflexión, la búsqueda de conocimiento.

La noche de la primera revelación (Lailatu Al-Qadr) ocurrió en una de las diez últimas noches del mes de Ramadán; no se sabe a ciencia cierta cuál noche fue.  Las revelaciones continuaron por los siguientes veintitrés años y terminaron un poco antes de la muerte del Profeta Muhammad (paz y bendiciones de Dios estén con el). Existe diversidad de opinión sobre cuáles fueron los últimos versos revelados.  Algunos eruditos del Islam creen que el último verso revelado fue el 2:281,  el cual habla del Día del Juicio Final cómo veremos en la próxima vida  el resultado de nuestros actos en esta vida.

Y sed conscientes del día en que seréis devueltos a Dios,
entonces cada ser humano recibirá cumplidamente
lo que se haya ganado y nadie será tratado injustamente”

Otros eruditos islámicos sostienen que el último verso revelado es 5:3:

“Hoy he perfeccionado para vosotros vuestra ley religiosa,
os he concedido la medida completa de Mis bendiciones
y he dispuesto que la auto sumisión a Mí sea vuestra religión”

Los compañeros del Profeta Muhammad lloraron al escuchar este verso, para ellos significaba la conclusión del mensaje.  La revelación del Qur’an finalizó un poco antes de su muerte a la edad de sesenta y tres años.
La palabra qu’ran en árabe significa algo que es leído o recitado.  El Qur’an se refiere a sí mismo con varios nombres: el recuerdo, la evidencia, la revelación, el libro.  Se le considera la evidencia de la autenticidad del mensaje.  Existe gran cantidad de milagros en otras tradiciones religiosas.  Por ejemplo Abraham fue arrojado al fuego y salió ileso.  Moisés realizó milagros de naturaleza física, como al momento de enfrentarse a los magos del faraón.  Jesús realizó muchos milagros, revivió al muerto, curó al enfermo. El milagro del Islam es el Qur’ranmismo.  El musulmán cree que el Islam es la última religión revelada; por lo mismo, el milagro debía ser de carácter permanente, no algo circunstancial.  De acuerdo al Qurán, Muhammad fue el último de los profetas y el mensaje divno que recibió fue, asimismo, el mensaje final (33:40).  Por esta razón, sólo un libro podría ser la evidencia continua y eterna del mensaje.  Otros milagros de naturaleza física perderían la capacidad de impresionar y hasta ser aceptados con el transcurso de los siglos.

Dios escogió a un árabe para su última revelación a la humanidad.  Muhammad era huérfano, pobre, preparado para la vida pero analfabeta, no un hombre de letras. Era conocido por su honestidad y honradez.  Incluso aquellos que rechazaron el mensaje del Islam no podían negar su honorabilidad.  Muhammad era miembro de la tribu de los Quraish, de  las poderosas en  Arabia, pero él provenía del lado pobre de esta tribu.  Los Quraish estaban a cargo del mantenimiento de la ka’aba en La Meca, el lugar de peregrinación, y ofrecían a los peregrinos agua y otros servicios.  En ese tiempo, Arabia era una sociedad tribal.  La familia como núcleo social no existía.  El clan se componía de varias familias y varios clanes formaban una tribu.  Muhammad pertenecía al clan de Beni Hashim.  En este tipo de sociedad, el trabajo de la mujer consistía en procrear.  Mientras más miembros tuviera una tribu, más poderosa se le consideraba.  Se daba preferencia al hijo varón y se le preparaba como guerrero. Las luchas entre clanes eran frecuentes en este tiempo.

El mensaje del Qurán es universal; pero su forma, el contenido, la estructura, debían ser accesibles a la gente del tiempo de la revelación.  Al traducir o interpretar el Qur’an, debe tenerse en cuenta el significado de una palabra o término específico de acuerdo a lo que significaba para la gente de la época.   El traductor asimismo debe tener vasto conocimiento del idioma árabe y de la cultura y circunstancias de la época.  La traducción del significado delQur’an de Muhammad Asad es excelente, en inglés [y español] y es preferida por muchos eruditos y estudiosos del Islam .  Asad era un judío convertido al Islam y vivió en Arabia por muchos años.  Viajó por el desierto y aprendió el idioma y la cultura de las gentes del desierto.

Un ejemplo de ésto es el uso de las palabras islam muslim.  La palabra muslim [o musulmán en español]* aparece en el Qur’an con su significado original, es decir, aquel que somete su voluntad a Dios.  El Qur’an se refiere a Abraham como un musulmán cuando él mismo dice “yo me someto a Dios, yo soy un musulmán”.  A los discípulos de Jesús se les llama musulmanes.  En este sentido, todos los profetas son musulmanes.  Al escuchar la palabra musulmán de boca del Profeta, sus compañeros supieron inmediatamente lo que significaba, era parte de su vocabulario.  Hoy en día, la palabra musulmán se refiere únicamente a los seguidores de Muhammad y se hace necesario explicar su significado original.  La palabra islam en su sentido original significa paz y sumisión a Dios.En estos tiempos, significa específicamente la religión de Muhammad.

El lenguage del Qur’an es el idioma de los Quraish.  Cuando el Angel Gabriel habló a Muhammad con las palabras del Qur’an, utilizó el idioma que hablaba el pueblo de Muhammad.  Al recibir la primera revelación, Muhammad acudió a su esposa convulsionado, todo su cuerpo temblaba.  Ella lo calmó y creyó en su relato, fue la primer mujer en convertirse al Islam.  El primer infante musulmán fue ‘Ali, primo de Muhammad y su futuro yerno. El primer hombre en convertirse fue Abu Bakr, amigo cercano del Profeta.

El Qur’an llegó a muchas partes.  El árabe es una lengua semítica y tiene influencias en el urdu y el farsi, que utilizan el mismo alfabeto que el árabe, y el turco, que ahora utiliza el alfabeto romano, pero antes usaba el árabe. La inclusión de frases idiomáticas de origen árabe en otros idiomas se debe al Qur’an.  El Qur’an desempeñó un papel esencial en el desarrollo lingüístico y gramatical de la lengua árabe.  Algunas frases y exclamaciones del idioma árabe, tales como alhamdu lillah [“la alabanza es para Dios”] y in sha’a Allah [“si lo permite Dios”].  El idioma árabe se ha preservado gracias al Qur’an.  Es por el Qur’an que resulta importante aprender algo del idioma árabe, para comprender su esencia, para sentir el Qur’an en nuestros corazones.  Cada vez que un verso era revelado, Muhammad lo memorizaba y lo recitaba después a los llamados escribas de la recitación. Muhammad daba la instrucción de escribir los versos inmediatamente.  Y cuando recibió de Dios la orden de hacer público el mensaje, obedeció.  Muhammad y sus compañeros aprendieron el Qur’an de memoria.  Según el Califa ‘Omar, el Profeta acostumbraba recitarles cada vez diez versos del Qur’an.  Los compañeros del Profeta memorizaban los versos y entonces él explicaba su significado.  Los versos se escribían en piezas de madera, tela, hoja, lo que hubiera disponible al momento.  La tradición de la poesía y la memorización son parte de la cultura árabe.  Cada año se realizaba un concurso de poesía en La Meca, donde  se recitaban largos poemas de memoria.  A la muerte del Profeta, el Qur’an en su totalidad había sido escrito y había sido memorizado por un mínimo de cien personas.  La primera copia completa del Qur’an fue terminada en tiempos de Abu Bakr, el primer califa, quien vió la necesidad de reunir todo lo que ya estaba escrito.  Posteriormente esta copia fue entregada a Hafsa, hija de ‘Omar, el segundo califa.  Hafsa era una mujer instruída y llegó a ser conocida como la conservadora del Qur’an.  Durante el califato de ‘Uthman se escribieron muchas copias del texto de Hafsa.  Para tal efecto, se formó un grupo para comparar todo lo escrito y asegurarse de que cada verso, cada palabra, estaba en su sitio.  La copia principal estaba en Medina y se enviaron otras a Egipto, Siria, Irak.  Se les conoce comomushaf ‘uthman, la copia de ‘Uthman.

El Qur’an fue revelado por Dios de forma gradual por varias razones.  Su mensaje es tan extenso, tan profundo, que sería imposible que la mente humana lo pudiera comprender de una sola vez.  Las revelaciones se daban en respuesta a ciertos eventos de la época.  El mensaje era más fácil de entender y aceptar paso por paso, gradualmente.  También era necesario tomar en cuenta las costumbres sociales de época.  Por ejemplo, la prohibición de ingerir bebidas embriagantes no se dió de golpe, sino de forma gradual.  Primero, el Qur’an dijo, no realices tu oración estando ebrio ya que no entenderías lo que estás diciendo.  Después, el Qur’an dijo, los juegos de azar y la bebida tienen algunos beneficios y algunas desventajas, pero las desventajas son mayores. Finalmente dio la orden, no bebas.  Si la prohibición se hubiera dado de golpe, hubiera sido rechazada.

El Qur’an no está organizado en orden cronológico o por temas.  Las revelaciones se dieron de acuerdo a las circunstancias del momento y el Profeta recibía instrucciones sobre el lugar que cada verso debía ocupar. Usualmente, aparecía el Ángel Gabriel para indicarle la ubicación correcta de cada nuevo verso, es decir, después de cuál verso debía ir.  Después el Profeta daba estas instrucciones a los escribas.  Al final, Gabriel recitó dos veces el Qur’an completo junto con Muhammad.  Dentro de cada capítulo o sura [palabra también del idioma español]*, los versos están organizados de acuerdo a la revelación, pero la organización de los suras**, en orden de mayor a menor, se dió después.  Algunos suras cortos, como el Sura de la Apertura, Al Fatiha, fueron revelados de una sola vez.  Algunos eruditos islámicos creen que el orden de los suras también vino por revelación, pero la mayoría de los eruditos sostienen que es de acuerdo a su longitud.  Los suras largos provienen del periodo de Medina y los cortos del periodo de La Meca.  Los suras cortos tratan principalmente de la unicidad de Dios y la Otra Vida, mientras que los suras de Medina se refieren más a la sociedad, la ley, la familia (una noción desconocida hasta entonces; recuérdese que Arabia era una sociedad tribal).  Un sura corto es el número noventa y nueve, La Convulsión, el cual dice en los versículos 7 y 8:

(7) Y, entonces, quien haya hecho el peso de un átomo de bien, lo verá;
(8) y quien haya hecho el peso de un átomo de mal, lo verá.
_____________________________
 nota del traductor.
* * la palabra sura es de género masculino en el idioma español; nota del traductor.

 

The revert story of Shahnoor (Mexican) Embraced Islam in 2004, Los Angeles,CA

My first contact with Islam was around 1991, when I made some research about the Persian Gulf War for job reasons. I got deeply involved in the history and culture of Muslim countries, so when I found out an ancient Spanish translation of Quran in a book fair, I bought it and got very interested in Islam as a way of life, not only as a religion. Some ten years later a Muslim born friend introduced me to the LALMA group. I appreciate too much their work because it’s hard to find people having their high level to make others understand the cultural importance of Islam in world history and not only as a spiritual path. Thanks to LALMA I have learned about the main sources of Islam. LALMA publications are very useful to understand the basics of Islam. Although I grew up in a Catholic country, I had no religion, but I rediscovered my spiritual connection with God by learning Islam.

I am spiritually stronger than before getting into Islam. Due to my job I live between Los Angeles and Mexico City but it’s not easy to be a Muslim woman in Mexico because this is some sort of monolithic society, if someone lives in a different way, they exclude him/her from social activities. People close to me (friends, coworkers, neighbors, etc.) say they don’t like my clothing, they don’t feel ok if I don’t eat the same food, etc., however I keep myself in my moral path. All in my family are non religious but they’re respectful about my decision of following Islam. I should say that it’s been easier for me to be Muslim when I’m in Los Angeles because there’s an organized Islamic community, so I feel comfortable there. I don’t belong to any Muslim group in Mexico because I can’t join them on their scheduled meetings mainly due to my own daily activities. Therefore, when I am in Mexico I keep praying and studying what I have learned with LALMA members.

 

Maria Luz de Guatemala – Shahada 18 de abril, 2010

En el año 2003, Yo, mi ex-esposo y mi hija vivíamos felizmente en un apartamento, en Atlanta Ga, Yo tenía trabajo de cajera y rentaba apartamentos. Mi ex-esposo trabajaba para la misma propiedad de apartamentos donde vivíamos, lugar donde  vivían algunos musulmanes.  Mi Ex los conoció en el lugar de trabajo y de alguna manera el hizo amistad con ellos, nos invitaron a una cena, de la cual yo quede muy complacida, por su generosidad y amabilidad.  Con el tiempo, el acepto el Islam, (aparentemente) comentaba las veces que iba a la mezquita, durante bastante tiempo, entre el 2003 y 2005,  el leía el Quran, algunos folletos y tenia algunos videos y cds en relación a lo mismo, nunca me llamo la atención.  El me ofreció llevarme a la Mezquita, todas las veces yo rechace, inclusive quería que nos casáramos en la Mezquita, pero también lo rechace.   Sucesivamente, en el año 2007 y 2009 volvió a ofrecerme matrimonio en la Mezquita, lo cual volví a rechazar.  Durante todo este tiempo, nunca observe ní escuche que el hiciera sus oraciones, no postraciones aunque el mencionó la preparación del musulmán antes de orar, como también  sobre las líneas para orar, pero no me intereso el tema.

Mi hija asistía todo el tiempo con el a la mezquita.  Ella usaba su velo y el su gorrita (cufi), lo usaban cuando iban a la mezquita.  Mi desinterés hacia el Islam y sus comentarios era porque siempre estaba ocupada en la cocina, los quehaceres del apartamento, las atenciones para mi hija, el marido, mis mascotas; a demás tenía dos trabajos. En el año 2003 mi ex-esposo lo despidieron del trabajo, y desde entonces asumí toda la responsabilidad económica, el me ayudaba de vez en cuando si hacia algún negocio.

Después de algún tiempo  mi ex esposo regresó a Guatemala, y los verdaderos problemas empezaron a surgir uno encima de otro, al punto de que se extralimitaron.  Mi suegra convenció a mi hija para regresar a Guatemala y se la llevo, me quede sola.  En vista de tantos problemas, decidí regresar a Guatemala y fue ahí que descubrí relaciones íntimas que mi esposo en aquel tiempo había entablado con otras mujeres y otros hijos. Fue mi decepción tan grande, que tome un odio y rechazo en contra del Quran, donde yo lei que el hombre puede tener varias mujeres.

Decidí abandonar mi casa, mi hija se quedo con mis padres, luego ella se fue con su papa.

En ese tiempo yo regresé a Atlanta, buscando de alguna manera olvidar tanto dolor en mi corazón, busque amigas, amigos, fiestas para entretenerme, bebía alcohol y no paraba de llorar con mucho sentimiento y mucho dolor en la garganta.  Pero no encontré felicidad, me di cuenta que a pesar de tanta situación yo no dejaba de amar a mi ex-esposo a pesar de tanta humillación y traición.  No encontraba nada con sentido para ser feliz.

Después de mucha búsqueda mi ex-esposo, me encontró nuevamente pidiéndome perdón, me jurò ante Dios que no me quería perder, porque yo era su único amor, su esposa, su compañera, y que el no podía vivir sin mí.   El me convenció otra vez a regresar con él.  Yo había perdido la cuenta de las tantas veces que me convencía durante todo el tiempo de casados.

Luego regresamos a Guatemala, hicimos viajes juntos manejando desde USA a Guatemala con mercancía para vender, el me cuidaba con responsabilidad, pero los gastos estaban a mi cuenta.

En fin, no peleábamos aparentemente, tratábamos de sobrellevar los problemas diarios que surgían, el con su desconfianza, reproches, traumas, exigencias, mal humor, etc.  Y aun estando en Guatemala el recibía mensajes comprometedores de los cuales me hacia desconfiar mas de el.  Luego la mama se muda a nuestra casa, con su hijo e hija, adultos y nieta, ellos son muy conflictivos, agresivos, imponentes, hay mucha maldad en ellos, mucho problema de comunicación, etc. Esta integración  de familia termino de destruir mi matrimonio.  Mi hija estaba internada en un Colegio Evangélico a 14 horas de camino en carro. Las indirectas y ausencias sospechosas de mi ex–esposo delante de su familia, y ellos con sus gritos, agresiones y ofensas entre ellos, me hicieron tomar la decisión de separarme nuevamente; tome mi ropa,  y el Quran.

Cuando me despedí de mi suegra yo llore muchísimo, en ese momento se acerco mi esposo, autoritariamente me pidió las llaves de  la casa, y yo se las di, delante de su familia.

Decidí viajar nuevamente a los Estados Unidos, pero esta vez a los Ángeles, donde se encuentra mi hermano menor y otros familiares.  Durante los tres meses de visa autorizados por USA inmigración, me mantuve ocupada y aprendí a viajar por autobús y tren conociendo y disfrutando muchos lugares que no conocía como también disfrute a mi familia, a quienes no había visto durante una década.

Hice investigaciones para futuros proyectos de trabajo, use mucho la computadora y el Internet,  y estudiando el  Idioma Francés,  empecé a conocer por vía  french chat, a musulmanes del medio oriente, y encontré a alguien en especial, sus conversaciones muy elocuentes, sabias, con experiencia, y mucho conocimiento del Islam y el Quran, intercambiamos mucha conversación en ingles y me aclaró muchas incoherencias en mi mente con respecto al Quran.

Esta persona también me aconsejó que buscara una Mezquita en mi localidad y que siempre iba a encontrar a un musulmán cerca, por tanto el Islam como el Quran tienen un poder inmenso, inigualable y que cada dia, se expande mas y mas en todo el mundo, y no iba a ser difícil para mi encontrar mujeres musulmanas que me orientaran con respecto al islam.

Luego, decidí seguir investigando y me aventure localizando las mezquitas mas próximas, para pedir mas información al respecto, conocer gente me atrajo mas, y luego quería sentir el efecto de una posible transformación, aun había mucha duda en mi corazón.  Encontré la primera mezquita pero nadie me contesto ni tocando fuerte la puerta e inclusive hice llamadas y nunca me devolvieron los mensajes, no convencida, encontré la Mezquita Vermont, he allí, donde me brindaron información, muy cortésmente pero no encontré bienvenida, ni atracción  espiritual, aunque finamente se me brindo las referencias de personas hispanas para orientarme mejor y aun mejor, la dirección de la mezquita Omar.  Me aventure a ingresar sin invitación, nerviosa, curiosa y con vergüenza sin conocer a nadie, esperando lo inesperado.   Lugar precioso donde se respira mucho amor a Dios.  Lugar donde encontré gente linda con un corazón enorme, calidad humana, devoción, ternura y mucho brillo en sus ojos, orgullosos de ser musulmanes, quienes me hicieron sentir  el verdadero amor a Dios, me hicieron sentir como alguien mas de la familia, a quien ellos esperaban entrar desde ese elevador, con voluntad propia y un corazón necesitado de amor a Dios, un corazón muy lastimado que necesitaba curar sus heridas.   Un corazón vacio que pedía la misericordia y el perdón de Dios El Misericordioso El Compasivo.

Bueno, gracias a Dios, en el poco tiempo que compartí con mis hermanas, hermanos y maestros, aprendí lo que nunca me imagine,  que fuera a tocar mi corazón, y me hiciera llorar tan profundamente, sobre todo cada vez que hacia mis oraciones, cada vez incrementaba mi entusiasmo por saber mas y mas, yo no me reconocía, después de estar en tantísimas iglesias, ninguna toco mi corazón tan fuertemente como  convertirme al Islam.  Recibir el Shahada fue lo más bello que me ha pasado, gracias al apoyo de la hermana Martita principalmente, Lorena, Anabela, Wendy y las demás hermanitas y hermanitos, quien me incentivaron a fortalecer mi Fe y Amor a Dios Único.

Estudie a diario, me memorice lo básico en español y luego en arabe.  Todo esto vino a transformar mi vida, entera, mis hábitos, mi forma de pensar, el respeto por los demás y a mi misma, amor, obediencia y temor a Dios, mucho anhelo por vivir, disfrutar la vida, aprender algo nuevo cada dia, para luego compartir lo aprendido.

Ahora yo me encuentro en Guatemala, no tengo malas reacciones por parte de mi familia y mis padres, excepto por mi hermano menor, quien me advirtió con una mal tono de voz, que no trate en ningún momento de convencerlos para convertirse al Islam, porque para el son culturas y religiones extranjeras que nada tiene que ver con nuestro pais, son terroristas, maridos con muchas esposas a quienes cubren de pies a cabeza, tratándolas  como esclavas y luego son agredidas. Por supuesto que no me quede callada y al final el se quedo callado.

A mi mama no le gusta verme con la cabeza tapada, luego me hace caritas feas y piensa mucho en el que dirán de los vecinos y familiares, le desagrada verme en esas fachas, pero es la única que me pone atención respecto a los conocimientos que adquiero dia a dia respecto al islam y el Coran. A mi papa no le interesa el asunto, no dice nada, ni comentario, solo sonríe.  Mi hija es solo risas. Mi familia en los Angeles no para de hablar mal de mi, comentado que me eche a perder, porque me mezcle con gente arabe terrorista, ellos han puesto al tanto a mi familia en Guatemala, y lo curioso es que no he recibido ningún comentario o pregunta por curiosidad respecto a la religión, en realidad ellos me conocen muy bien, y estan muy extrañados por mi decisión.  Me ven de pies a cabeza, quiza murmuran, pero bajan la mirada con respeto porque mis papas estan a mi lado, y temen decir algo,(Mi papa es el mayor de 10 hermanos, le tienen mucho respeto) sobretodo mi familia evangélica, todo el tiempo me hablan de Dios y oran por mi, ruegan y agradecen a Dios por los conocimientos que adquiero dia a dia, pero suplican perdón para mi porque atrás hay rebeldía, según ellos,  suplican a Dios por la sangre derramada por su único hijo Jesucristo (La paz y bendiciones sean con el) Que reciba mucha protección, bendiciones y que todo lo que me propongo me salga bien.  Pero no me preguntan nada acerca del Islam. Solo comentan acerca de mi gorrita graciosa (turbante).  Ellos no se atreven por alguna razón. Ademas de todos los primos yo soy la mayor, y también me tienen mucho respeto y admiración por mis comportamientos y preparaciones.

Ahora yo estudio muchísimo, ya termine de Leer el Quran, lo empecé de nuevo, leí los principios del Islam dos veces, voy por tercera vez, porque soy un poquito cabeza dura, Leo la Biografía de Muhammad, todos los documentos enviados por la hermana Martita,  El Noble Quran Internacional, el cual explica los capítulos, las Aleyas, versículo por versículo, explicando sus significados y su mensaje.  Ya entiendo, leo y localizo los signos árabes, aprendo vocabulario del islam y del Quran, me sorprende, la capacidad de mi cerebro, entre mas leo, mas interés le pongo a la lectura, ya no me quedo dormida en la cama, a veces cuando me despierto en la mañana, aun tengo la ansiedad de seguir leyendo.   En mis conversaciones tengo mas facilidad para interpretar, opinar, fluidez de vocabulario, analizo e investigo sin parar, todos los dias tengo algo en que ocuparme, al mismo tiempo ayudo a mis padres en el negocio, quehaceres de la casa, y preparo mis proyectos para prontamente aventurarme a empezar un negocio, aunque sea humilde y pobremente, para poder sobrevivir, mantener y darle estudio a mi hija con la bendición y el apoyo de Dios estoy segura que lo lograré.

La mente es muy poderosa, ahora me doy cuenta, entre más me dedico a los asuntos de Dios, la capacidad de mi cerebro mejora cada día mas, se me iluminan muchas ideas, análisis, aclaramiento de dudas, participación en la discusión de un tema, como filosofa, algo así, no me quiero enfermar de tanto leer, como dice mi papa, pero yo confío en Dios y confío en mi capacidad, energía e interés para ser mejor cada día que Dios me de vida.  Ahora mi vida se convierte en algo diferente, mejoro mis hábitos, tengo mas disciplina, respeto, buenas decisiones, hablar en el momento oportuno, no juzgar a las personas por un simple chisme, no hay resentimiento, no hay ira, enojitos de vez en cuando, pero no les hago caso, y lo mejor una excelentísima relación con Dios, y saber que a pesar de las dificultades, penas y angustias, Dios no lo abandona a uno, el siempre tiene algo preparado para nosotros, si obedecemos y nos portamos bien, porque el es Misericordioso y Compasivo.

Dios es Todopoderoso, Misericordioso, Compasivo y muy paciente, solo nos pide que creamos en el, como Único Dios, sin asociados, Cumplir responsablemente con el Salah y el Sakat, Nuestra Fe en el Mensajero Muhammad (La paz y las bendiciones sean con el) como el ultimo profeta, Fe en todos los profetas anteriores, (La paz y las bendiciones sean con ellos) Fe en el Noble Quran, Los Hadices, los libros divinos, Fe en los Angeles, El ayuno, y si Dios nos los permite  nuestra peregrinación en la Meka, Fe en la vida después de la muerte,  ser obedientes y sumisos a la voluntad de Dios que nada nos cuesta, para que seamos recompensados día a día, en este mundo, y el mundo que Dios nos ofrece.  Dios está  con los fieles de corazón.  Amin

AHORA YO ESPERO CON MUCHO ENTUSIASMO MI PRIMER RAMADAN! 2,010

Gracias de todo Corazón,

 

Manal (Cuban background)

My road to Islam began when I was about 11 had moved to Upland from Huntington Park (California).  The culture shock was just that….shocking.  I met a girl much like myself: we were both loners, we had single mothers and we were poor.  Together we forged a friendship that would take us from elementary school through college.  Her name was Lucy Abdalla and although we lost touch with each other, I’ve never forgotten the value of her friendship.

Back when I was in high school I was curious about her religion, “Islam,” and although I asked questions, I learned so much more from her example. When she explained to me that Ramadan was a means for people to understand what it’s like not to have, I was wowed into silence.  I tried fasting for one day and its difficulty gave me more reason to admire her.

Later in life I happened to watch a documentary about the Hajj and when I saw humanity moving as one around Ka’aba, again something stirred inside my heart and I was in awe.

Fast forward to 2003….having searched and searched for my spiritual path and having read many texts, such as the Bible and the Bhagavad Gita, I asked my friend, Jameelah, for a copy of her Qu’ran and in those pages I found the peace that I had been looking for. It was right there! I had arrived! I was home!
After more examination and questioning, I finally took the Shahadah in January 2004.  It’s been a struggle, the hardest thing being confronting aspects of my character that I never proud of, but with Allah’s help and blessing, I’ve made it thus far and hope to give back to the community of humanity.

I’ve learned and much remains to be explored, but Islam has taught me the importance of being patient. I’ve only found peace when I seek Allah, when I read the Qu’ran, when I make prayer or du’a and when I connect with that which is most Divine.

 

How I heard about Islam

During the September 11 attack I used to work in a nearby Hotel, I remember seeing the second plane hitting the second tower, an image that I would never forget. In the beginning I thought was an accident I run to my office to turn on the radio and soon I heard that was not an accident but a terrorist attack. I stumble in front of the glass window completely frozen just watching the smokes coming out of the two towers then eventually collapsing like a sand castle.

Then we were order to evacuate the top floor and go to the ground floor and assist the hundreds of guest and other people that run inside the hotel seeking refuge, the hours went by I was so busy trying to help when I realized it was almost 8pm the subway stations were open again and I was able to go home, that night I could not sleep the image of what I saw in the morning was there, I watch the news and I learned that Muslims were behind this horrible event, my heart was fill with anger, frustration and hate, I did not know anything about Islam but I hated the Muslims. The turning point was when I switched to the Spanish channel and there it was some Latino Muslims talking about Islam and condemning the attack, then I got confused and I decided to search the truth about Islam on my own and not just listening to the media, I wanted to know more and then decide which side should I believe.

In September 2002 a year later, I took my Shahadah (testimony of faith) I became a Muslim; I guess I could say that I found the truth and I decided to follow.

When my family found out that I became a Muslim, they were not happy about it, I remember them saying after 6 months you will go back to normal, is like being a Latino Muslim was totally abnormal.  Sometimes I used to feel very uncomfortable since I change a little in my eating habit I stopped consuming pork and alcohol, and during the family gatherings those items were always available, after sometime they understood that I was convinced and strong in my new faith so they learned to deal with it. Now 8 years later those things that were issues in the past no longer exist we all learned to coexist with each other and respect each other’s faith and way of living.

At the very personal level, ever since I embraced Islam I feel a better person, more conscious of God Almighty, I feel grateful for everything I have, and I see myself as someone responsible and accountable for everything I do or say, more compassionate towards fellow mankind, more humane.

As a Muslim I believe that everything we do in this life good or bad deed will be reward it or punish it in the next life, that way of thinking really help me to try my best everyday to be a better person.

 

Khadija’s Revert story

I embraced Islam in December 1983.  Mexican born; became U.S. Citizen in 1987.

During my college years in Mexico City, I was influenced by Marxism, Existentialism, feminism and leftist friends.  These relationships and books took me away completely from my strong Catholic beliefs to the point that I stopped believing in God.  I thought, I could survive with no God and no rituals.  I found myself lost, confused and living an extremely conflictive and painful life.  I could not find the reason for my existence nor mission in this world. I was influenced by extreme feminist ideas against motherhood.

In the summer of 1981 while living in Mexico City, I traveled to England to practice my English. At this point God had reserved for me the opportunity to meet the most important people in my life:  Hassan, Ismael and Kitar Muslim students from Brunei. (in Malaysia)

These three students never talked to me about Islam.  The most important factor that attracted my attention was the way I was treated as a woman, with respect, kindness, and a clean attitude.  I had the feeling of being safe with them.  The only conversation we had on one occasion was about God.  Since I told them that I believe in God,  they adopted me as a Muslim, without me knowing anything about Islam.

As I returned to Mexico, I kept in touch with my Muslim friends.  I received a copy of Islam in focus and I started reading.  I memorized the Shahada and I always seek refuge from Allah in dangerous situation.  I was amazed to experience the solution of my problems after I recited the Shahada,  at this point I still did not understand Islam nor the meaning of the Shahada.

Later on, I decided to travel to the USA on a summer vacation in 1983.  I enrolled in a public adult school to continue practicing my English.  I met more Muslims from Turkey and Bulgaria.  Also, I became friendly with a Muslima teacher with Jewish background who was married to Senegalese Muslim.  I asked to be taken to a mosque, since I was reading a book on Islam.  The first time I stepped in a mosque was very emotional; with mixed feelings of peace and fear, my heart started beating faster.

I attended classes for several months introduction to Islam for non-Muslims and new Muslims.

In December 1983, close to Christmas time, I gave my testimony of faith by saying “I bear witness that there is only one God and Muhammad is His last messenger.” My English teacher was my witness.  I was in tears during my prayers.  Finally, I had found peace in my heart; I knew that Allah was with me,  I knew what was my role in this world and the reason for my existence. I have returned to the One God and I will never be lost again.

Islam has giving me a new life and has enlightened my way of life and thinking.  The more that I learn about Islam the more I strengthen my faith in the One God and Muhammad as the last messenger.  I have embraced the duty of sharing my experience to the large population of non-Muslim Latinos by providing them with information on Islam and making them aware that the history of religion does not stop with Christianity.

I also enlighten them to the fact that many Latinos have Muslim ancestors and the proof is that many Latinos have Middle Eastern and North African features.  The time has come for Latinos to find out the truth about their Muslim origins, a truth that has been denied to Latinos for over five hundred years. With these emotion and newborn ideas myself on four more Latino Muslims started forming LALMA in 1999.

 

Aminah (Mexican) Revert Story

My family and relatives always made me believe that all Muslims are bad people, terrorists. They can’t be trusted. The Muslim hit their wives, etc.

But I always thought differently. No matter what religion there will always be good and bad people Therefore, I never choose my friends by religion.

Eventually, I enrolled online to learn English, where I met Muslims. They were the nicest Muslims that I had ever known. It made me think how all Muslims can be bad if my friends are so nice. Although, we have our differences we became very close. I started to ask about Islam for the first time and they would explain and answer all my questions. Everything was making sense to me.

I was Catholic and always tried to fit in, but for some reason I couldn’t. When I heard about Islam and its belief I knew this is where I belong to. I got pretty interested on this religion so I started my own research through the internet.

Then one day . . . I asked my friends: How do I convert to Islam? They helped me and I did convert Online, Alhamdulillah.  My main concern after that was how to practice Islam in my city since there is no Masjid and I didn’t know any other Muslims around.

I was very confused for a while, excited but then unhappy because my family and everybody turned against me, when they knew that I had converted. So I decided to seek for more Muslims in my own town.  I found a few, but I needed more help to make my Iman stronger so I traveled to the United States especially Los Angeles and San Diego, CA. where I actually found a very good Muslim Latino communities. They helped me with Qurans, books, flyers, etc. taking this precious Islamic literature back to Mexico. I share everything with our small Mexican Muslims community.

Now, I have met very good sisters in Islam in Mexico, we are working really hard for the sake of Allah, and together we are trying to spread this beautiful deen as we know this is the best decision anyone could make. The Dawah work has become our main target and Insha Allah Islam will grow not only here but all over the world, ameen.

 

Cuando un hijo decide convertirse en musulmán

Articulo publicado en el periódico la Opinión
Martes, 09 de mayo de 2006

La familia Osuna, Rogelio, María Eugenia y sus dos hijos varones, son muy unidos. Por eso, ahora que su hijo menor Rogelio, de 21 años, se hizo musulmán, suelen acompañarlo a algunas de las actividades de la mezquita que él frecuenta en Los Ángeles.

Y no es algo fácil, porque la familia Osuna vive en la zona de Los Altos, por Playas de Tijuana. Pero este sábado por la tarde decidieron venir juntos a una comida de la Asociación de Musulmanes Latinos de Los Ángeles.

“Venimos a apoyarlo a él”, señala el papá, Rogelio. A la mamá, María Eugenia, le costó un poco al principio entender y aceptar que su hijo dejaba el catolicismo que ella practica fielmente para convertirse al Islam.

“Me impactó mucho al principio, pero la verdad, yo respeto su decisión. Creía que era la edad, porque los muchachos a veces salen con estas cosas, pero yo a él lo veo muy firme”, señala la mujer, quien no sólo es católica practicante en Tijuana, sino catequista.

Desde que a Rogelio le entró la curiosidad por el Islam, hace casi tres años, María Eugenia ha intentado entenderlo y por eso, a menudo hablan de religión. “Yo, la verdad, no sé nada de esto pero cuando platicamos sobre religión, veo que viene siendo casi lo mismo que el cristianismo, ya que creen en un solo Dios. A veces nos sentamos a discutir el Corán y la Biblia. Él habla de “El Profeta” (Mahoma) y yo le digo… ¿Y ése quién es?”, continúa la señora Osuna.

Rogelio, por su parte, supo del Islam a raíz de una investigación que una compañera de estudios en México hizo sobre el Islam, y le llamó la atención. “Me gustaron mucho las creencias, las vi muy acorde con lo que yo sentía, la unicidad de Dios y la tranquilidad que me daba. Mi amiga se convirtió y me regaló un Corán y libros sobre el islam”.

En la Universidad de Tijuana, donde cursa estudios de diseño gráfico, Rogelio y su amiga Laura son los únicos musulmanes, pero a pesar de que en México se sabe muy poco sobre el islam, dice que no ha encontrado prejuicios. “Más bien la gente muestra mucho interés. Preguntan cosas sobre cómo el Islam trata a las mujeres y sobre el terrorismo. Yo les digo que el terrorismo no es el Islam, que se trata de grupos extremistas. Y que el Corán dice que las mujeres tienen el mayor respeto y los mismos derechos del hombre”, señala Rogelio.

En la iglesia, a María Eugenia sus compañeros catequistas le preguntan si es que el resto de la familia también se va a convertir al Islam.

“Yo les digo que no, pero también aprendí algo muy importante”, apunta la señora. “Es más importante ser un buen “lo que sea” que un mal católico”.

Nota de La Opinión

 

Musulmanes angelinos, una agrupación variada y pacífica

Articulo publicado en el periódico la Opinión
Pilar Marrero
Lunes, 08 de mayo de 2006


Ibrahim J., de nacionalidad siria y residente en Los Ángeles desde hace 23 años, no puede olvidar su experiencia con las autoridades de inmigración después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

Como miles de hombres árabes, que por órdenes del gobierno debían “registrarse” con las autoridades de inmigración, Ibrahim (quien pidió que su verdadero nombre no fuera utilizado) acudió a las oficinas de inmigración en la calle Los Ángeles.

“Nos quitaron nuestro pasaporte y nos pusieron amontonados en un salón que llaman el “tanque”. Estábamos muy apretados. Nos dijeron que iban a revisar nuestros antecedentes y que había que esperar”, contó el hombre, de 41 años, quien se dedica a la venta de automóviles.

La primera noche la pasó allí, en ese cuarto. La segunda, en un centro de detención de Pasadena. La tercera, en una prisión de Lancaster, mezclado con pandilleros, drogadictos y ladrones. Lo trasladaron esposado, lo registraron, lo hicieron pararse desnudo junto a docenas de otros hombres mientras les daban sus uniformes. Al cuarto día lo soltaron, tras el pago de una fianza de 1,500 dólares. Nunca se le presentaron cargos.

“No había estado jamás en ese ambiente. Nunca he tenido problemas con la ley. Creo que podían haberlo manejado de otra manera. Yo y cientos de personas más fuimos voluntariamente a registrarnos, podían habernos revisado los antecedentes sin meternos a la cárcel”, dice, hoy, cuatro años después.

Cientos de hombres árabes, musulmanes, e incluso muchos judíos, así como muchos iraníes (persas), fueron deportados por no tener sus papeles en regla, mas no por estar involucrados con el terrorismo. Ibrahim tuvo suerte, ya que está en proceso de legalización, aunque aún hoy en día, no le han dado su tarjeta verde.

En todo el sur de California y en el resto del país, los musulmanes y otros grupos a quienes confundían con musulmanes vivieron días difíciles tras los ataques del 11 de septiembre. Y todavía los viven.

Así y todo, señala Dafer Dhakil, director de la Fundación Omar Al Khatab, con sede en la mezquita del mismo nombre frente a la Universidad del Sur de California, “Estados Unidos sigue siendo el lugar en el que muchos musulmanes quieren vivir”.

Y en el sur de California hay más de 600 mil musulmanes, de muchas nacionalidades y orígenes étnicos. Buena parte de ellos luchan todos los días para contrarrestar la imagen negativa que el islam tiene en la opinión pública de Estados Unidos.

“Es un momento muy extraño para ser musulmán en Estados Unidos”, señala Reza Aslan, un estudioso de las religiones y autor de un libro sobre el islam que se ha convertido en best seller en Estados Unidos. “Hay encuestas que dicen que el 46% del país tiene una imagen negativa del islam. Todavía la ven como una religión de “extraños”.